La cosecha de soja a nivel nacional registra un avance del 63,7 por ciento, luego de un progreso intersemanal de 15,8 puntos, indicó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

No obstante, aún se registran demoras sobre el Centro-Este de Entre Ríos debido a excesos hídricos. La recolección de soja de segunda cubre el 43,2 por ciento del área apta con un rinde promedio hasta el momento de 26,5 qq/Ha (por encima del promedio histórico), destacándose los resultados obtenidos sobre la región central donde se informan los mayores avances.

Asimismo, la cosecha de soja de primera alcanzó el 71,4 % del área apta, con rendimientos superiores a la media sobre ambos núcleos (rinde medio histórico: 35,8 qq/Ha). Sin embargo, sobre el NEA la oleaginosa ha sufrido el impacto de las altas temperaturas y la falta de precipitaciones durante el mes de marzo, comprometiendo los componentes del rendimiento.

Particularmente, sobre el norte de Santiago del Estero y Chaco, los rindes se encuentran por debajo de los esperados inicialmente. Bajo este contexto, se realizó un ajuste de -500 mTn, actualizando la proyección de producción a 50,5 MTn.

Por su parte, durante la última semana la recolección de maíz grano comercial avanzó lentamente a la espera de alcanzar humedad óptima de cosecha dando lugar al avance de la cosecha de soja. Hacia el norte del área agrícola se comenzaron a reportar los primeros resultados correspondientes a lotes con debilitamiento de cañas y con algunos puntos de humedad por encima del óptimo, con resultados muy por debajo de los rendimientos históricos.

Hasta el momento, se ha cosechado el 25,4 % (-8,3 p.p. vs promedio 2018/22) del total de maíz estimado para la presente campaña, con un rendimiento promedio de 84 qq/Ha. Si bien el Centro-Norte de Córdoba es de las zonas más afectadas en su potencial de rendimiento, el sur de la provincia reporta semana a semana rendimientos esperados en línea con los promedios históricos.

Mientras tanto, el Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires se encuentra cerrando una campaña de maíz temprano en 81,4 qq/Ha (-5,6 qq/Ha vs. promedio 2018/23) y se espera que los rendimientos de maíz tardío se encuentren en torno a los 75 qq/Ha. Por último, en la zona núcleo si bien hay todavía lotes de siembra temprana por cosechar no se modificaría la estimación de 101,9 qq/Ha de rinde promedio, mientras que, para los planteos tardíos, el Núcleo Norte reporta rendimientos considerablemente por debajo de lo que reporta el Núcleo Sur, en gran parte explicado por el impacto de la chicharrita, aunque los golpes de calor en período crítico tuvieron una cuota de participación en esa merma.

En este contexto, se mantuvo la proyección de producción