Temperaturas sobre lo normal durante los últimos días, sumado a escasas precipitaciones a excepción de algunas localidades sobre el centro y sur bonaerense, impactan en la condición del cultivo de soja, según indicó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En cuanto a la soja de primera, el 41,4 por ciento de los cuadros transita estadios entre comienzo de fructificación y llenado de grano (R3 – R5) bajo condiciones de estrés hídrico y térmico, afectando los principales componentes del rendimiento.

Como consecuencia, casi cuatro de cada diez hectáreas presentan una condición hídrica Regular/Sequía, reflejando un aumento intersemanal de 16 puntos.

A su vez, el 77 por ciento de los cuadros de primera reflejan una condición de cultivo Normal/Buena, registrando una merma de siete puntos. El 37,1 por ciento de los lotes de segunda ya han iniciado estadios reproductivos, bajo condiciones de altas temperaturas y ausencia de precipitaciones. Colaboradores detallan síntomas de estrés hídrico, con muerte de plantas y cuadros sin poder cerrar el canopeo. Aun así, el 78,5 por ciento de la soja de segunda presenta una condición de cultivo Normal/Buena. 

En lo que respecta a maíz, la siembra alcanza el 99,5 por ciento de la superficie estimada restando sembrar unas 40 mil hectáreas en el norte del área agrícola. Se espera que las temperaturas extremas registradas durante los últimos quince días en gran parte del país hayan generado mermas de rendimiento potencial fundamentalmente en los planteos tardíos (a evaluar en las próximas semanas), ya que el 53 por ciento de los mismos se encuentra transitando su período crítico para la definición del rendimiento.

Por otro lado, se estima que en las últimas dos semanas la superficie con una condición hídrica Óptima/Adecuada se redujo de 6,1 a 4,3 millones de hectáreas. Las lluvias pronosticadas para los próximos días serán fundamentales para sostener la condición del cultivo. Por último, los planteos tempranos en las zonas Núcleo Norte y Núcleo Sur transitan la última etapa del llenado de granos con rendimientos esperados promedio de 90 y 96 quintales por hectárea, respectivamente.

En paralelo, la cosecha de girasol alcanzó el 12,3 por ciento del área apta. A la fecha, el rinde a nivel nacional asciende a 16,8 quintales con un volumen acumulado de más de 370 mil toneladas. Se da por finalizada la cosecha sobre el NEA con una producción de 195 mil toneladas y un rendimiento medio de 14,7 quintales. Las lluvias registradas en los últimos siete días sobre parte del núcleo sur girasolero frenan el deterioro en la condición de los cultivos en esta zona, a nivel nacional el 92,7 por ciento del área implantada se encuentra en condición de cultivo entre Normal y Excelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.