Finaliza la siembra de maíz de segunda y el semillero Stine tuvo muy buena acogida en la región sudeste debido a las ventajas que ofrece su especialización en ciclos cortos.

Hasta hace unas campañas, pensar en sembrar maíces tardíos o de segunda en regiones como el sudeste y sudoeste de la provincia de Buenos Aires era todo un desafío. Sufrir heladas durante el período de llenado de los granos era una real posibilidad que conspiraba contra la viabilidad técnica y económica del planteo.

A partir de la introducción de nuevos materiales de ciclo corto, se abrió la posibilidad de la introducción del cultivo en los términos de manejo agronómico descripto más arriba, lo que suma alternativas de rotación en los planteos productivos de la región.

En este sentido, la ingeniera agrónoma Macarena Rossi, técnica comercial del sudeste de Stine, consideró “muy buena” a la campaña de maíz e indicó que “en el sudeste estamos muy bien de humedad y de lluvias. El maíz de segunda se ve favorecido y -además- hubo rindes muy buenos de trigo”.

Acotó que “si bien al comienzo fue mejor el margen bruto de la soja de segunda que del maíz, el productor se animó igual a sembrarlo”.

Rossi admitió que la campaña de maíz se extendió un poco debido al atraso observado en la cosecha de los cultivos de fina.

La técnica comercial señaló la propuesta de venta desarrollada para siembras de segunda y destacó especialmente al maíz ST 9734-20 (Víptera 3) que “funciona muy bien sobre cosecha de fina -cebada o trigo- y también sobre specialities, que están hoy ampliando su superficie”, mencionando especialmente arvejas.

También destacó a los híbridos cortos ST 9734 y ST 9741. El primero tiene 111 días de madurez relativa, y el restante, 114.

Como novedad de este año en los ensayos se encuentra el ST 9736-20, que el año próximo será comercial. Es de 111 días de madurez relativa también y se le suma al complemento del ST 9734 que tienen tecnología CL, además de ser Vìptera 3. Lo mejora en rendimiento, sanidad y demás”.

Mayor número de plantas

Al definir a los maíces de la empresa, la profesional señaló que tienen un porte “más bien erecto, petisos, con la propuesta de aumentar el número de plantas por metro cuadrado para que cierre bien el surco y tener más rendimiento por metro cuadrado. La genética es americana”, y tiene el aporte del genetista Daniel Novoa, quien se desempeñó durante 30 años en el rubro.

Los híbridos son Víptera 3 y tienen la última tecnología del mercado.

Las ventas en el sudeste “aumentaron considerablemente, porque la marca está creciendo un montón. Además, estamos armando la Red Stiners, una red exclusiva que nos permitió un crecimiento exponencial de las ventas”.

Stine no sólo ofrece maíces cortos, sino que posee de ciclo completos o intermedios “que funcionan muy bien para fechas de siembra tardías (noviembre en la zona del sudeste). Son híbridos muy buenos y compiten con los ciclos completos del mercado. Stine vino para quedarse”, recalcó.

Cabe indicar que las propuestas de Stine para siembra de segunda incluyen sojas cortas, con tecnología Enlist, de la cual es propietaria.

“Tenemos sojas cortas, como las Stine 25, la 29 y la 33, con altísimos rendimientos y tecnología Enlist. Algunas además son STS, así que no sólo tenemos la propuesta para que los productores hagan planteos de maíz de segunda, sino también soja de segunda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.