El denominado BioOracle es considerado el “oráculo de los biológicos” y permite generar información y experimentar, además de transformarse en una vidriera para el mercado de biológicos de Argentina.

En Cañada de Gómez, provincia de Santa Fe, funciona el BioOracle -centro experimental y de desarrollo en Argentina- de Biotrop, en el cual se investigan productos biológicos acordes a la demanda nacional.

Biotrop es una empresa de Brasil, líder en Sudamérica en materia de biológicos que hace 45 días fue adquirida por la belga Biobest, conformando de esa manera la compañía más grande del mundo de biológicos.

El BioOracle de Brasil está ubicado en Campinas y tiene 44 hectáreas, con un invernadero de más de 900 metros cuadrados. Ocupa a 35 y 40 personas que trabajan todos los, dependiendo del momento del año.

Tomás Toraglio, coordinador nacional de bioinsecticidas y bioherbicidas del BioOracle argentino, se capacitó allí para replicar algunos trabajos cuyos resultados sorprenden también los clientes.

“En Argentina, se hace el desarrollo de productos precomerciales y comerciales, con nuevos posicionamientos y comparaciones en un invernadero de 240 metros cuadrados”, explicó inicialmente.

Actualmente hay montados 22 ensayos que incluyen tratamientos de semilla, tanto biológicos como comparativos con químicos, bioestimulantes, fijadores y solubilizadores de nutrientes.

Además, se están instalando ensayos para seguir desarrollando el fungicida foliar y está pronto a ingresar al invernadero el bioherbicida.

El BioOracle tiene también la posibilidad de hacer ensayos a campo en un predio de la empresa Ruralco.

“Está bastante completo nuestro abanico de ensayos, ya que podemos hacerlos en maceta, en invernadero y a campo”, dijo Toraglio.

Uno de los objetivos del invernadero es generar información de calidad técnica, además de probar productos, posicionamientos, dosis, momentos, número de aplicaciones, etc.

“Los productores y asesores están demandando eso. Necesitan información y las empresas somos los encargados de brindarla”, indicó, en tanto que “el otro segundo gran objetivo es tener una vidriera donde podamos mostrar cómo está trabajando Biotrop, de una manera seria, ordenada, prolija, generando información con mucha tecnología, mucha dedicación”.

El futuro

Al analizar el presente de los biológicos, el coordinador del BioOracle mencionó que “multinacionales empiezan a comprar empresas de biológicos; y los productores dejan de temer a los insumos biológicos y ven su funcionamiento, las respuestas y ventajas, gracias a un desarrollo atrás de muchísimos años, con mucha inversión y trabajo para llegar a un producto final”.

Hizo referencia a la demanda de información por parte de los productores y marcó que el mercado migra a pasos agigantados.

Atribuyó la migración a “una suma de factores”, entre los que mencionó la responsabilidad medioambiental y la necesidad de “tener una producción más sustentable y no depender 100% de los productos e insumos químicos”.

Incluyó también la aparición de resistencias a los productos químicos por parte de insectos, enfermedades y malezas. “A eso se suma que en estos últimos años la performance de los productos biológicos ha crecido muchísimo, llegando a igualar y superar en muchos casos a los químicos”.

Otro factor importante surge de la demanda de la sociedad, que exige una producción más responsable “y los biológicos suman muchísimo a esto”, recalcó.

Más adelante, Tomás Toraglio enfatizó que “en Biotrop estamos convencidos de que podemos hacer lo mismo con biológicos que los químicos y aún mejor. Trabajamos para reemplazar a los químicos” en el futuro.

“Apuntamos a que las líneas de mercado crucen químicos y biológicos en unos 5 ó 7 años a más tardar”, mientras tanto van coexistiendo y teniendo un sinergismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.