Casi cuatro millones de puestos de trabajo se generan en las Cadenas Agroindustriales. Y hay potencial para más.

“Cuando hablamos de empleo en las cadenas agroindustriales eso abarca trabajadores del campo y de la ciudad: desde antes de que la semilla llegue a la tierra, por ejemplo, ya tiene horas de investigación detrás, se utiliza maquinaria, después se industrializa, en todo el proceso trabajan administrativos, transportistas, comerciantes. Cuando te ponés a pensar, es una rueda enorme, por eso no sorprende que 2 de cada 10 empleos vengan de ahí”, explica Natalia Ariño, economista de FADA.

El dato surge del informe Empleo en las Cadenas Agroindustriales que actualiza FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina). “3.960.670 de puestos de trabajo los generan las cadenas agroindustriales, podrían ser más puestos todavía”, agrega Nicolle Pisani Claro, economista de FADA, “con cuatro cambios claves nuestro país podría generar medio millón de nuevos empleos, lo que es equivalente a un tercio del total de desocupados en Argentina”.

Según este informe, en cinco cadenas se generan la mitad de todo el empleo agroindustrial: bovina (12,4%), frutas, verduras y hortalizas (11%), soja (9,6%), trigo (9,5%) y maíz (6,4%).

“En FADA buscamos traducir los datos en ejemplos de la vida diaria. Justito para el verano, podemos pensar en una torre de panqueques: miles de trabajadores intervinieron. Desde la producción de sus ingredientes: huevo, leche, harina, tomate, lechuga, queso, jamón, etc. Pero también investigadores, mantenimiento y limpieza, comerciantes, administrativos, veterinarios, agrónomos, transportistas… Es realmente amplio”, sostiene Pisani Claro, economista de FADA.

¿Cómo podrían ser más empleos y cómo impactaría?

Según FADA, con cuatro claves nuestro país podría generar medio millón de nuevos empleos. Estas claves son: Cero Retenciones, Cero Restricciones, Un dólar y Reglas claras. “Con estas modificaciones se podría aumentar la producción de granos en un 56%, por ejemplo. Pero esto no es hablar sólo de granos, es un movimiento que significa enormes mejorías para las regiones y ciudades”, afirma Pisani Claro.

“Los cuatro aspectos que marcamos beneficiarían a todos los argentinos. Podemos verlo desde dos grandes aspectos: por un lado, porque va más allá del que trabaja directamente en el agro, muchos de nuestros empleos están relacionados de manera indirecta y por eso lo que ocurre en el agro, nos impacta a todos. Y, por otro lado, porque las retenciones provocan que el país produzca menos y esto es: menos actividad económica, menos exportaciones, menos empleo, menos consumo, por ende, menos crecimiento para las familias”, agrega la economista.

Las cadenas agroindustriales se caracterizan, entre otras cosas, por ser federales, por realizarse a lo largo y ancho del país, son muy importantes para el desarrollo económico de diferentes partes del país”, explica Ariño.

Justito para el verano: Miles de trabajadores en tu torre de panqueques

A veces sirve poner los números en un ejemplo concreto para tomar dimensión. Pensemos en una comida fresca de verano como una torre de panqueques. Tenemos los huevos de la cadena aviar que emplea a 123 mil trabajadores. Necesitamos harina de la cadena de trigo que moviliza 377 mil puestos. La leche de la cadena láctea con 193 mil empleos. Tomate, lechuga, zanahoria, ingredientes de la cadena de frutas, verduras y hortalizas en la que intervienen 435 mil puestos de trabajo.

“Y así podríamos seguir con cada ingrediente. Siempre pensando que en ese proceso también actúan veterinarios, agrónomos, transportistas, administrativos, comerciantes minoristas y mayoristas. Y la rueda podría seguir. Seguro vos o alguien que conocés es parte de la rueda de empleo agroindustrial, pensemos que son casi 4 de millones de puestos de trabajo en nuestro país”, explica Ariño.

Un desglose del empleo agroindustrial

Según los últimos datos disponibles, las cadenas agroindustriales (CAI) generaron en 2021 3.960.670 puestos de trabajo, un 6,2% más que el empleo estimado en 2020. Esto equivale al 23% del empleo privado a nivel nacional. Si se tiene en cuenta el empleo privado y el público, las CAI representan el 19% del total del empleo en Argentina.

“Contrario a lo que suele pensarse, el eslabón primario es el mayor generador de trabajos, demandando el 35% del empleo de las CAI. La comercialización, considerando ventas por mayor y menor, ocupa el segundo lugar con el 26%, la industria representa el 22%, transporte y logística 8% y las cadenas proveedoras de bienes y servicios como insumos, bienes de capital, servicios conexos demandan el 9%”, explica Ariño.

La cadena bovina representa el 12,4% del empleo de las CAI, frutas, verduras, hortalizas y legumbres representan el 11%, soja 9,6%, trigo 9,5%, y maíz 6,4%. “Este es el top five de cadenas más empleadoras, con el 50% de los empleos de las CAI”, afirman las economistas.

La cadena de servicios conexos genera el 5,8%, láctea el 4,9% de los puestos de trabajo de las CAI, azucarera 4,7%, vitivinícola 3,8%, aviar 3,1%, forestal 3,1%, tabaco 2,2%, porcina 1,7%, bienes de capital 1,6%, pesca 1,6% y girasol 1%.

“Como sociedad tenemos el desafío de entender que campo y ciudad son dos caras de una misma moneda. Es el que pone la semilla, pero también todo el desarrollo científico que hay detrás, las maquinarias, los que fabrican los insumos, los que transportan, los que administran, los comerciantes, los industriales”, concluye Ariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.